sábado, 11 de diciembre de 2010

la verdad de aquello que negué por dentro



donde una orquídea se quebró
donde una escena se veló
en el resplandor ausente

estoy anclado en vidrio azul
cortado por la vastedad
en la que nada
habría
por siempre

a mí dejáme bajo el mar
donde la luz se precipitó
en la ironía
de mi alma

no voy a decir adios
no voy a pedir perdón
ahora estoy bien
tan sordo

a mí ubicáme en un lugar
donde presencie la verdad
de aquello que negué
por adentro
___
Perverso y dulce fenómeno biológico de 24 horas, entre la vigilia y el sueño... para vos todos los suspiros que me saque esta canción. Gracias por enviármela.

2 comentarios:

  1. Quería poner un comentario, pero me quedé sin armas.

    ResponderEliminar
  2. mejor seamos niños por un rato, no son necesarias las armas.

    ResponderEliminar